Lanvin: Primera diseñadora del siglo XXI

Jeanne Lanvin no aparece en ninguno de los manuales de diseñadores y libros sobre moda que he leído hasta hoy. Su nombre resultaba para mí remotamente familiar por tratarse de la firma de moda activa más antigua que existe, pero constituía una noción hueca a la que no sabía ligar un significado. Fue a raíz de mudarme a París, y ver acercarse la semana de la moda, cuando pude leer más acerca de la exposición que Palais Galliera preparaba sobre el trabajo de la diseñadora.

lanvin
Todas las fotos son de la exposición en el Palais Galliera de París.

Como Coco Chanel, Jeanne Lanvin (París, 1867) comenzó confeccionando sombreros. El éxito cosechado en este sector fue el que le impulsó a montar su propio negocio, e inspirada por su hija Marguerite creó una colección vestidos de niña. De ahí pasaría a elaborar vestidos para las señoras de la alta sociedad que serían preservados como auténticas reliquias.

La producción de Lanvin expuesta en Palais Galliera abarca desde finales del siglo XX hasta piezas de los años 20 y 30.  Pese a ello, y a que uno puede identificar las tendencias de cada época, asombra el remarcable sentido de modernidad presente en la mayoría de las creaciones.

lanvin2

Lanvin, junto indudablemente Chanel yMadeleine Vionnet, constituye el abono sobre el que se erige la moda femenina de finales del XX y principios del XXI. Su interés por crear volúmenes de aspiraciones arquitectónicas evitando el barroquismo, roza el sentido de armonía minimalista tan en boga en las últimas décadas, preocupaciones antaño de Karl Lagerfeld y aún hoy de Raf Simons en su trabajo para Dior. Modelos de noche con unas hombreras de tachuelas negras que hoy podría calzar la misma Lady Gaga, cuerpos de estrellas de lentejuelas que parecen extraídas de una de las últimas colecciones de Hedi Slimane para Yves Saint-Laurent, incluso en la exposición se le atribuía la autoría del primer traje de novia tal y como lo conocemos en la actualidad.

lanvin3

En una sobria paleta que gusta del negro, el llamado azul Lanvin y una algo parca variedad de pasteles (tengo entendido que Lanvin fundó su propio taller de tintado para diferenciar sus modelos), la elegancia de  la mujer Lanvin sería de una aspiración a la originalidad, a jugar con texturas, superposiciones, con las caídas de los tejidos y las formas, dentro de unos principios de confección en los que menos es más.

Queda de manifiesto la necesidad de indagar más a fondo en la obra de Lanvin como un ejercicio de comprensión de los principios de la moda con la que convivimos en nuestro tiempo.

lanvin5 lanvin6 lanvin7

Anuncios
Lanvin: Primera diseñadora del siglo XXI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s